Tendencias educativas para un enfoque incluyente

Comparte

Con el esquema educativo actual, México ocupa el último lugar en evaluación educativa en la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). Cada maestro en promedio atiende a 32 alumnos y los programas están enfocados a la educación formal.

En el medio rural no son visibles el número de personas que reciben una educación formativa, profesionalizante y que tome en cuenta los saberes previos de las personas.

En este contexto, Educampo ha impulsado por más de tres décadas una formación educativa que pueda construirse como alternativa para las personas que habitan y conforman el medio rural.

El modelo de Educación Social Básica consiste en reflexionar sobre acciones a diferentes niveles: personal, familiar, organizacional (a nivel grupal) y comunitario; que busca la apropiación de la información, conocimientos, valores, herramientas y métodos con el fin de que éstos se puedan aplicar con grupos, organizaciones y comunidades rurales en un programa de educación en la acción.

Las actuales tendencias educativas como aprendizaje invisible, educación para la vida, educación por la paz, aula invertida, edupunk, conectivismo, e-learning, gamificación, entre otras; que están mediadas -en gran parte por la tecnología- son propuestas que facilitan la transferencia de conocimiento.

Educampo busca integrar a su propuesta educativa una serie de acciones basadas en estas tendencias que impulsan la orientación del desarrollo integral del campo a través de las personas y con un enfoque incluyente.

Este enfoque pretende transferir los conocimientos a partir de:

  1. La experiencia de las personas (de lo descriptivo a lo narrativo, la práctica, lo continuo),
  2. El hábitat (espacio físico, compartir, materiales) y,
  3. El poder (comunicación, roles de aprendizaje, evaluaciones, saberes previos).

En términos generales, Educampo adopta tanto para el Aula Virtual, como para las sesiones presenciales con los grupos de mujeres y hombres un esquema disruptivo, es decir, la ruptura de una enseñanza tradicional basada en la memorización y evaluación.

Asimismo, busca establecer un liderazgo de enseñanza que, de manera disruptiva, impacte positivamente en los participantes de los programas para mejorar el desarrollo de habilidades, capacidades y competencias de las personas tanto en su proceso formativo como para la constitución de emprendimientos transformadores de las comunidades donde la Fundación Mexicana para el Desarrollo Rural está incidiendo.

Autor Comunicación Educampo

Más entradas de Comunicación Educampo

Deja un comentario